No recuerdo cómo ni por qué, pero salí bastante enojado y -creo-, azotando la puerta. No se bien si fue porque no me compartieron la mota prometida, si fue porque tuve un desencuentro con Claudia (supongo que sí porque no se regresó conmigo y de hecho, puede ser que eso también me haya molestado), o simplemente el cansancio y las dos botellas de vino me mal viajaron; el caso es que salí del departamento despidiéndome rápido de todos, baje las escaleras en chinga y me subí al auto.
Tardé media hora en llegar al lugar. Primero, porque me detuve para mandarle un par de mensajes a Claudia y segundo, porque no recordaba la calle y número del puto antro. Así que cuando llegue me cayeron muchos reclamos y quejas y su puta madre de tonterías que ni siquiera escuché porque justo me tocaba mezclar de tres a cuatro y pues a-la-verga-putos-ábranse y me conecté y empece el set a 127 bpm porque la gente ya estaba bien arriba pero aguantaba un rato de house y quise seguir con vino pero pincheantropitero sólo me dieron cerveza y bueh, baile beats luces beats baile y hola cabrón pensé que no llegabas y luces beats y ya quería terminar pero apenas llevaba 10 pinches minutos y trataba de recordar si le había puesto la alarma al auto y entonces la vi, recargada en una columna con una cerveza en la mano izquierda y moviendo la mano derecha al ritmo de Villalobos y me gustó la hebilla plateada en contraste con su pantalón negro apretado y a la cadera y el pelo moviéndose desordenado y la mirada fulminante de quémevesputo y casi pierdo el beat por verla y cuando voltee no estaba así que a-la-verga y luces chela beat y de pronto ya tenía que terminar y se fue en chinga y todos bailando y aún con la mitad de la gente en la pista y ten toma conéctate desconéctame cámara bye y antes de irme pensé en buscarla sólo para no se qué pero ahí fui y unos diez minutos después la vi salir del baño. Sangre en la nariz sangre en la camiseta blanca lisa y se dio cuenta (supongo) porque se tapó la cara con la mano y regresó al baño y minutos después salió de nuevo, con la cara mojada y la camiseta mojada y me paré frente a ella y nos miramos y me empujó suavemente con la mano, directo en el pecho pero al final me agarro de la camisa -no se sí para acercarme o sostenerse pero me acerqué- y dijo algo que no entendí y trató de repetirlo en mi oído y de nuevo no entendí un carajo pero el aliento y tibio me hizo estremecerme y la tomé de la cintura y a esa hora con esa peda y ese subidón y siendo uno de los DJ pues lógicamente vino un beso y otro y tetas firmes y nalgas paradas y mi verga parada y en el rincón más oscuro un faje sin importar el sabor amargo -supongo que vomitó en algún momento- y nada, me dijo que fuéramos a mi casa -eso si lo entendí y a eso dije que no-, y entonces a su casa pero no estaba seguro, no mucho porque sí, qué chingón terminar la noche fajando pero no se sí cogiendo no se sí quiero y vamos-anda y pues mientras pensaba si sí o si no pues salimos y ahí en mi auto (que sí tenía la alarma puesta) pues casi cogemos pero me pudo nervioso que pasara una patrulla así que vamos dime donde tu sigue derecho como te llamas -mentí, obvio-, ¿y tu? yo me llamo Nü ¿cómo? Nü ¡Ah órale! Qué chido eso en que idioma está y se rió y me dio otro beso y con un par de indicaciones más llegamos a casa de Nü, relativamente cerca de donde nos encontramos y sube ven anda-ven y mi roomie no está pero entramos y si estaba, inyectándose algo con otra mujer y nos miraron y sonrieron bien apendejadas las dos y Nü le dijo algo a la pelirroja -su roomie, supongo-, y se rieron y me pasó a su habitación pero no encendió la luz y no olía nada mal y de hecho lo que vi del departamento no se veía mal y salió y cuando iba a curiosear volvió con una botella de mezcal casi vacía y encendió la luz y vi muchas pinturas y pregunté de quién eran y dijo que de ella, y me trató de explicar pero no entendí nada aunque fingí que sí y nos sentamos en la cama y puso música -M83- y cuando comencé a desnudarla puta-madre tenía cicatrices en las piernas, pero no de sexo bondage o de algún deporte extremo o accidente sino cicatrices mal pedo, cortadas y quemaduras evidentemente intencionales y traté de hacerme pendejo pero también tenía en las tetas y la espalda y el abdomen y una parecía un tatuaje pero no, era una pinche cicatriz y supongo que puse cara de nomamesnotepasesdeverga porque me comenzó a contar que era de Sinaloa y anduvo con un narco y un día los culeros de otro cártel la levantaron y violaron y torturaron y marcaron y como su güey no pagó ni madres pues la dejaron así y la botaron en el desierto y de ahí decidió venir a rehacer su vida a esta ciudad y pues chale, ¿cómo recuperas la calentura después de ver y oír eso? Pues con la mejor mamada de la historia, porque la cabrona sabía lo que hacía y lo había bien y sigue así y cómetela toda y ponte así y hazme lo que quieras pégame lastímame córtame quémame asfíxiame y chale yo ni quería venir pero ya hasta me vine y ella también y quédate y no puedo pero mañana no se, te llamo cambiemos teléfonos y Facebook y no te vayas anda déjame tomarte una foto pero antes me meto una línea ¿quieres? No, en serio me tengo que ir y no te vayas y neta sí ya me voy y no te vas cabrón y ¿cómo ves que sí? Si tocas la puerta te corto los huevos y pues la mujer es la ex de un narco y esta deliciosa y lo mama delicioso y aunque es extraño ver las cicatrices pues coge delicioso y en una de esas tiene un arma y ok, me quedo un rato.

Amanecía cuando nos despedimos. Pensé que sería interesante volverla a ver pero no de esta forma. Y es que encontrar dos días después esta cubeta llena de sangre y con la cabeza de Nü flotando afuera de mi puerta no es lo que me aterra. Es el mensaje que estaba encima: Sigues tu, puto.

Leave a Comment